¿Cómo se puede realizar un implante dental sin hueso?

Implante sin hueso en pacientes que carecen de hueso maxilar

La implantología es una de las áreas de la odontología que ha revolucionado la manera en la que se realizan los tratamientos. Hoy en día, gracias a las novedosas técnicas, es posible poner implantes sin hueso. En muchos de los casos, las personas pueden perder masa ósea debido a la extracción de dientes.

Lo antes señalado, puede que también se deba a otras causas, tales como: traumatismos, diabetes, osteoporosis, entre otras. Indistintamente, el hueso es un organismo funcional que ayuda a los pacientes a cumplir con las funciones habituales como masticar.

Técnica que se aplica para realizar un implante dental sin hueso

Técnica de regeneración ósea o TRO

Es una de las más eficientes y novedosas técnicas que se aplican en la implantología. Consiste en facilitar la formación de hueso en los defectos de los maxilares. Es recomendada en pacientes que carecen de volumen óseo para que el implante tenga mayor agarre.

Se basa en la bioingeniería que superó las expectativas y da mejores resultados que al poner un injerto. Se utiliza un compuesto granulado que hace las veces de andamio, para que las células del hueso se reproduzcan.

Para realizar con éxito esta técnica se requiere de: preparación del área de trabajo, en la que se debe estar atento a la vascularización adecuada de la zona a tratar, el mantenimiento del espacio a regenerar y prevención de complicaciones.

Implante dental sin hueso
Implante dental sin hueso

La exclusión celular es un factor determinante, puesto que es donde se establecen las membranas oclusivas. Estos elementos deben ser lo suficientemente rígidos para permitir que sirva de matriz en la proliferación de células óseas.

Los tipos de membranas que se utilizan en la técnica de regeneración ósea son:

  • Reabsorbibles
  • No reabsorbibles

Procedimiento que se aplica en este tratamiento dental

Se realiza una intervención sencilla donde la membrana de Schneider se levanta para rellenar con el injerto el espacio. Se deja por un periodo determinado para después retirarlo y ver los resultados.

Una vez que se obtiene la cantidad de masa ósea deseada, se retira la membrana y se procede a poner el implante. Cabe destacar, que todo ello requiere de un tiempo prudencial entre cada proceso.

Finalmente, el especialista debe realizar un estudio radiológico, donde determine las medidas del hueso, para corroborar que cumple con los requisitos necesarios para llevar a cabo la puesta del implante dental.

Esta es una de las alternativas más certeras que tienen los pacientes que carecen de hueso maxilar y que requieren de implantes sin hueso. Hoy en día se siguen generando estudios en el mundo de la estética dental, para crear novedosos tratamientos para lograr una sonrisa perfecta y funcional.

Fuente del vídeo: Clínica dental Madrid – salud dental blanco

Deja una respuesta