Tratamiento de adicción al sexo Madrid: ¿predilección o dependencia?

tratamiento de adiccion al sexo madrid¿De qué manera se distingue una preferencia de una dependencia? ¿Cómo se sabe cuándo la actividad sexual es normal, simplemente un pasatiempo agradable o ha pasado a convertirse en un trastorno que altera el curso de la rutina diaria? Identificar la necesidad de un tratamiento de adicción al sexo Madrid es importante para vencerlo y liberarse de destructivos círculos viciosos.

El órgano clave que hay que examinar para poder responder estas incógnitas, y algunas más, es el cerebro y una de sus sustancias favoritas, la dopamina. Un neurotransmisor cuyo propósito específico es transferir información de placer entre las neuronas. Podría decirse que es una recompensa superior por cada ocasión en que realizamos algo bien, ya sea superar un reto, satisfacer un requerimiento biológico, o percibir una sensación física deliciosa.

El ciclo de la dopamina

El detalle es, que como cualquier sistema corporal, la misma acción repetida muchas veces en un corto espacio de tiempo produce fatiga. En este caso específico, se van cerrando los receptores de dopamina, y la cantidad que antes generaba euforia, ahora solo da un breve y fugaz chispazo.

Esto lleva a realizar la acción, que solía dar tan deseada reacción, con mayor frecuencia e intensidad. Lo que resulta en más fatiga neuronal, requiriendo incrementar el sexo por una emoción que se hace menos intensa en sucesivas oportunidades. Creando un ciclo vicioso que continuará hasta que se tomen acciones definitivas para contrarrestarlo.

Además, todo el organismo se acostumbra al coctel hormonal y cuando se intenta dejar el dañino hábito, aparece el síndrome de abstinencia. Un sinnúmero de síntomas predecibles, medibles y específicos; tales como ansiedad, temblores, debilidad, náuseas, vómitos y otras sensaciones desagradables, que refuerzan el vicio, aunque solamente sea para evitar las incomodidades.

No obstante están las técnicas de prevención de adicciones disponibles para todos, pero una vez se está inmerso en algo patológico, se necesita ayuda profesional de terapeutas y médicos con objeto de dominarlas. Ya que se trata de una enfermedad más, que no puede superarse sencillamente deseándolo con fuerza, sino con tratamientos específicos que aplican en centros especializados en ello.

Deja una respuesta